HISTORIAS DE LA BIBLIA


LA CREACIÓN DEL MUNDO
Al principio creó Dios el cielo y la tierra, porque no había nada. Empezó por la luz porque todo era oscuridad. Así dijo Dios: - Que se haga la luz. Y hubo luz. Dios vio que la luz era buena, y la separó de la oscuridad. Luego dijo Dios: - Que se haga el cielo y la tierra Y se hizo lo que Dios mandó, y vio que era bueno. El cielo estaba vacío y de la tierra salieron, poco a poco, los árboles y la hierba. Entonces dijo Dios: - Que se llene el cielo con el sol, la luna y las estrellas. Y así ocurrió, y Dios vio que era bueno. Dijo Dios: - Que haya animales en la tierra, y en las aguas y en el cielo. Y hubo muchos animales, tanto grandes como pequeños, que llenaron la tierra, los mares y los ríos, y también aves que volaban por el cielo. Y Dios vio que era bueno. Y así Dios hizo todo. Al final Dios dijo: - Ahora haré al hombre y a la mujer a mi imagen y semejanza. Y creó a Adán a Adán y a Eva en cierto modo parecidos a Dios, porque tenían inteligencia y voluntad para conocer y amar, por eso eran las criaturas suyas más queridas. Y Dios les bendijo diciéndoles: - Id y multiplicaos, llenad la tierra, y sed los dueños de todo lo que camina en la tierra, y nada en el agua y vuela en el cielo.


ADÁN Y EVA

Dios creó al hombre para que trabajara, por eso puso a Adán y a Eva en un inmenso jardín, llamado Paraíso, y les dijo: - Poned nombre a todas las cosas, porque sois sus dueños. Podéis comer los frutos de todos los árboles, menos de uno: el árbol del bien y del mal, porque me desobedeceréis si coméis de ese árbol. Y esa desobediencia será un pecado que os apartará de mi. Dejaréis de ser tan felices, tendréis enfermedades y dolores y moriréis. Adán y Eva eran felices en el Paraíso. El demonio tomó forma de serpiente, y le dijo a Eva: - ¿Así que Dios os ha dicho que no podéis comer de ninguno de los árboles del Paraíso? Eva le respondió: - Podemos comer los frutos de todos los árboles del Paraíso menos de uno. El demonio, que es uno de los ángeles que no quiso obedecer a Dios, le dijo: - No os parará nada si coméis de ese árbol. Si coméis seréis como Dios, conocedores del bien y del mal. Eva se acercó al árbol prohibido, y vio que era hermoso, y quiso conseguir ese poder que le había dicho el demonio, y tomó un fruto y lo comió, y le dio parte de ese fruto a Adán, que también comió. Y entonces Adán y Eva oyeron que Dios se acercaba y tuvieron mucho miedo. Dios les dijo que al desobedecerle por soberbia, habían cometido el primer pecado humano, y que ese pecado original lo tendría también su descendencia, esto es, todos los hombres y mujeres. Pero les explicó que vendría un Salvador, su Hijo Jesús, nacido de una Mujer. Sólo Jesús y su Madre, María, no tendría ese pecado. Después Dios les hizo a Adán y Eva unas túnicas de pieles para que se vistieran. Y les expulsó del Paraíso.